sábado, 27 de diciembre de 2008

ESPINA


Soy la espina de una rosa.

Una

simple

espina.

Y las pobreas almas buenas

que a mí se acercan

sufren

y como la princesa

cae en el letargo

de dolor que yo les impongo.


Por eso quiero

plantarme

sola

en una montaña

donde no l l e g u e

ni la luz del sol

donde no haya sino polvo y tierra,


donde no

pueda

hacer daño,


donde

no pueda

herir,


un lugar en el que al fin me encuentre

La Muerte


y dejar este mundo

por el castigo eterno

que empiezo a pensar

que merezco.

3 comentarios:

Durgrim dijo...

No lo mereces.
En algunos casos el dolor es lo único que nos recuerda que estamos vivos, que todo es real y que nuestras acciones tienen consecuencias inimaginables.

Awixumayita dijo...

Hola Nerea:
Después de leer tu último poema me han entrado unas ganas enormes de comentar, porque me ha encantado y podría decir miles de cosas que me sugieren, sobretodo en relación a un pasado no muy lejano, pero no voy a rallarte con todo eso.
Pero este... joder, parece (y seguramete lo sea) pretencioso decir que me siento muy identificada con él, con esa espina. Tal vez sea complejo de paranoica, aunque a la inversa, o seguramente es porque me lo busco yo misma (consciente o inconscientemente), no lo sé, pero a veces me siento como si fuera la Mala Pécora universal.
No te quería rallar, y al final lo he hecho...
Mejor si no lo publicas, como veas, me contestas lo que quieras, si quieres, y que quede entre nosotras.

Un besito

Nerea Ferrez dijo...

gracias a los dos por vuestros comentarios.
a javier por seguir siempre ahí a pesar de todo, a veces muy a pesar.
y a adriana por compartir tus pensamientos y vivencias. espero que ayer te lo pasaras bien en el biribay, poco a poco te irás quitando la vergüenza y verás que todos estos son geniales.
creo que últimamente todas nos sentimos un poco como la puta del cuento, aunque, como ayer dijo sonia, ser la zorra es la raza peligrosa, y, por ello, la menos predispuesta a sufrir.
a veces deberíamos ser deverdad las zorras y dejarnos un tiempo de lágrimas y sentimientos.
gracias de nuevo a los dos y a todos los que leen y/o comentan este blog
besos y versos de una libélula rusa