domingo, 23 de abril de 2017

Bibliófilos en el día del libro

Dame una biblioteca
con tantos libros que puedan sostener los muros, el techo
si alguna vez esta casa se cae.
Dame libros viejos
compartiendo estantería con los nuevos,
intercambiando olores e historias en silencio.
Dame tantos libros
que haya de quejarme en las mudanzas
y que ni en dos vidas pueda leer.
Quiero despertarme y que, en cada habitación,
pueda ver palabras sobre un fondo de papel,
quiero que mis hijos, mis nietos,
vean amueblada su mente
con volúmenes pequeños y grandes
desde donde les alcance el recuerdo.
Quiero que entre mis manos,
estos seres perecederos,
a veces ciertos, otros mentirosos,
habiten un olvido irremediable,
quiero ser todas las vidas acumuladas en sus páginas
y que me definan y me sobrevivan
para perdurar en sus líneas, en cada letra,
como si mi voz resonara
junto a las que atesoran en cada letra.

sábado, 25 de marzo de 2017

Superheroes

Algún día llegaréis al mundo,
y heredaréis muchas cosas
que no quisiera transmitiros:
enfermedades genéticas, manías,
gestos, maneras,
todo un cargamento de pasados
que siempre seguirán agolpándose a mis puertas.
Pero también recibiréis una cantidad de libros
que no lograréis leer ni en dos vidas,
experiencias y recuerdos
-y el millar de trastos que los certifican-,
pero el legado que más ansío que recibáis,
con las manos y los oídos abiertos,
con el corazón palpitante y ansioso,
la mente clara y la sonrisa dispuesta,
es la bandera que enarbolada muestra
la herencia más curiosa
y de la que más orgullo siento,
que aunque en una fragmentada parte,
también seréis B...

jueves, 16 de marzo de 2017

PERRO. 4 AÑOS


Que coincida "The Times They Are Changing"
mientras sé que te fuiste,
conciencia plena de tu ausencia,
aquel lejano 2013
sumido entre las brumas y las sombras.
Fuiste fiel a tu esencia,
compañero que, inmortalizado
quedaste en palabras.
Una tumba anónima, te contempla un árbol
y no sabría como tocar
la tierra que te cubre.
Dos te miraban,
una lloraba,
parecías dormido,
no sabía que ese
era el preludio de una catarata
de tragedias.

domingo, 12 de marzo de 2017

Lagunas grises

Escuchando: Mitch King "The News I Heard Today"

A veces se me estancan las lágrimas
y siento que se me secan los pies
y no me puede el aliento
elevar sobre este yermo paraje.
A veces la lluvia no refresca las calles
y el sol derrama su calor
como lava sobre mi piel

seca, seca

Hay días que noto que el corazón no late,
apesadumbrado, pensando
que cada latido es un minuto menos,
deshojando una margarita imaginaria del tiempo

vivo, muero, vivo...

Otros días se esconde en la garganta
-no sé qué pensar ni de qué pretende ocultarse-,
y un nudo se me agolpa en la cabeza.

Sé que los viejos monstruos no mueren
pero a veces, me encuentro una fiera hebra
sobresaliendo justo desde el fatigado cerebro
o expandiéndose a la altura del corazón
o apuñalándome las entrañas,
y entonces la muerte se muestra dulce
mientras aún soy consciente,
mientras Hyde duerme, mientras Jeckyll sueña.

martes, 31 de enero de 2017

Mi persona favorita de todo el mundo

Cumple tres años
tu ausencia.

Tres años sin tus manos, tus ojos, tus pecas...
y he tenido que hacer un alto
en este ritmo frenético que me enturbia los sesos
para recordarte.

Porque eres mi persona favorita
de todo el mundo
porque tu bandera ha quedado impregnada en mi piel
con cada beso
con cada palabra
con cada minuto que me enseñaste
que la vida se lucha y se vive,
que hay que abrir las puertas aunque no quieran
y que los dulces saben mejor
cuando te los esconden mal
para que los encuentres.

Porque fuiste nuestra superheroína
cuando aún no estaban de moda,
doblemente madre,
el aire que me impulsaba sin saberlo,
la constructora de puentes y caminos,
la vida hecha carne.

Y aun sin estar presente,
acompañas cada paso
y cuidas las noches
para que sigan durmiendo los monstruos.

lunes, 2 de enero de 2017

Tempus fugit

Tres meses.
Tres meses parecen mucho en la piel del tiempo.
Pero tres meses son noventa días.
90 días.
90 días no son sino la falange más pequeña
del dedo más pequeño.
90 días no son sino un cabello
de la maraña de hebras en su poblada cabeza.
90 días no son sino una de las millones de partículas de piel
que mueren
que vuelan
que se olvidan
y nunca vuelven.
Parece que deshojas una margarita imposible
hecha de aire y segundos
mientras un horrible tic-tac te golpea
te recuerda
que el tiempo pasa y te arrastra
y que noventa días
son 90 días,
tres meses,
toda una vida parecían
y ahora te falta el suelo sobre el que poder correr.