domingo, 3 de agosto de 2008

Déjala dormir o te muerde

Draco dormiens nunquam titillandus
Jeanne Kathleen Rowling

¿Por qué veo ángeles
en hombres desgarbados y perdidos
que no pueden sino pervertirme?
¿Por qué busco luciérnagas
perdidas en la oscuridad de su culo vacío
que, aun ciegas,
no luchan por despertarse?

¿Será que me he convertido
en una mujer de pronto
y se han despertado mis instintos primarios?
¿O quizás Leanan,
ya cansada de versos,
besos en las mejillas
y cogidas de mano,
haya sacado a relucir sus colmillos
y ha salido de cacería conmigo encadenada?

Ten cuidado,
soy una blanca niña,
pero si despiertas a Leanan
acunada entre mis brazos
podemos desgarrarte las entrañas
en un festín de carne roja y perdida.

2 comentarios:

Awixumayita dijo...

Me ha encantado este poema. a decir verdad, de todos los que he leído en tu blog, creo que este es el mejor. Que para gustos los colores, ya... pero, dios, me ha parecido genial.
(Me corrrrroe la envidia...)

Y nada, que al final no pude ir a la inauguración de agosto clandestino... espero que todo fuera genial.

Nerea Ferrez dijo...

muchas gracias, mi "chiquita de las naranjas" (lol).
bueno, si no pudo ser pues nada.
nos lo pasamos muy bien, la verdad.
luego estuvimos en un concierto en el biribay y estuvo bien.
diferente.
pues ya nos veremos, aunque sea por e-mail.
un beso ruso.