miércoles, 27 de enero de 2010

ENTONCES SOÑARÉ CONTIGO

Hoy que el insomnio me ha podido
y las hojas secas cubren mis párpados de miel
no puedo impedirme estos versos
que se me resbalan del alma.

Cada vez que el cielo que me cubre,
que me ampara poderoso
me cierre las puertas.

Entonces soñaré contigo.

Cuando el tiempo me pese en los ojos
y tenga la espalda cansada de heridas,
y el camino pedregoso me hiera los latidos.

Entonces soñaré contigo.

Y en cada minuto que no estés a mi lado,
aunque te vayas o yo me haya ido,
sabré que tengo tu mano sosteniendo la mía
por si el vacío me espanta
y el abismo me engulle.
Y no tendré miedo,
olvidaré las penas,
desterraré los llantos y la nostalgia,
y cada instante que llamen a mi puerta
disfrazadas de buenos propósitos,
cerraré los ojos
y
entonces soñaré contigo.

5 comentarios:

Jesús Carrasco Gómez dijo...

Siendo muy sincero, no me ha gustado. Tiene algún verso bueno, pero en general me parece un poema muy poco original



¡Un saludo!

Nerea Ferrez dijo...

Gracias por la crítica Jesús. Lamento que no te haya gustado pero agracezco una crítica sincera y constructiva, de verdad.
Espero que sigas leyendo y te guste algún poema completo.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Eres una creida de mierda que no tiene ni puta idea de escribir, tus poemas son pésimos, alguna ve te he mandado algún comentario y eres tan cobrade que no los publicas, qué asquito me das, mejor te dedicabas a otra cosa, que escribiedn das bastante pena.

Payasa.

Nerea Ferrez dijo...

Estimado ANÓNIMO:
en primer lugar, puedo ser muchas cosas, pero una creída nunca lo he sido y, si me conoces, deberías saberlo y si no, no sé porqué juzgas a alguien sin conocerlo siquiera.
En segundo lugar, nadie creo que te obligue a entrar en mi blog, y menos a comentar y leerlo todo si no quieres, eres tú el que entra.
Y para gustos los colores. Seguiré escribiendo si quiero, sin querer parecer descortés, porque a mí me gusta. Si a los demás también, me parece fantástico. Si no, pues ya lo siento pero no dejaré de hacerlo por las críticas de un anónimo.
En tercer lugar, no creo que para hacer una crítica (bastante destructiva, por cierto) haya que faltar al respeto a nadie ni perder la educación, pero allá cada uno.
Y por último, como una breve conclusión a todo esto, si no te gustan, no entres, ignora mi existencia y ya está. Tú serás más feliz y yo también. Me llamas cobarde cuando tú te escondes tras un anónimo, me dices que soy pésima escribiendo cuando tú tampoco sabes (como haces tú conmigo, lo deduzco de la forma en la que está escrito tu comentario).
Así que no te preocupes, que las críticas las publico, tanto buenas como malas, pero al final dejaré de permitir que se puedan dejar comentarios como anónimo para que nadie se escude de ser también criticado.
Un saludo y buenos días.

Txumari Alfaro dijo...

Yo sigo alucinando... Si algo no te gusta, ¿por qué vuelves una y otra vez? Y lo peor no es eso, es que encima, Anónimo, te molestas en dejar comentarios... O tienes un trastorno bipolar o tio/a, no hay quien te entienda... Invierte tu tiempo en algo útil y que te reconforte, porque hacer mala sangre leyendo algo que te asquea tanto como dices no es bueno para tu salud.

Así que, desde el aprecio, deja de entrar a este blog, que te vas a generar algo psicosomático.

Un abrazo