miércoles, 18 de noviembre de 2009

GAIA

Caminando por las calles que me han visto crecer,
paseando junto al "castillo",
por la esquina donde mis "parcas" se juntan
y hablan con sus lenguas de pálido marfil,
a través de avenidas y aceras
que tantas veces han calzado mis pies,
he descubierto de nuevo la belleza
en una ramo de flores tirado en el suelo,
caído de alguna ventana,
esperando volar;
en el jugueteo de unas palomas
en aquella fuente en la que coinciden los cuatro caminos;
en un beso de una pareja que no ha dejado de quererse,
que se dan la mano, ya arrugada por el tiempo,
y caminan bajo el sol.

Caminando,
-pequeña libélula poeta,
niña rusoirlandesa perdida-
mi alma ha encontrado,
ya exhausta en su búsqueda,
la felicidad y el sentido en la belleza incomprensible
del mundo hecho mundo,
mudo representante de una inconsciencia
que se me presenta veraz, difícil, inalcanzable
y más hermosa cuanto más vulgar.

2 comentarios:

Carla dijo...

"mi alma ha encontrado,
ya exhausta en su búsqueda,
la felicidad y el sentido en la belleza incomprensible
del mundo hecho mundo"


Esto sí que es bello, Nerea.
=)

Carla dijo...

"mi alma ha encontrado,
ya exhausta en su búsqueda,
la felicidad y el sentido en la belleza incomprensible
del mundo hecho mundo"


Esto sí que es bello, Nerea.
=)