jueves, 4 de junio de 2009

AbiertA, mediA y sonorA

Anudada el alma, desnudo el poeta,
suspiros aguardan en su boca de fresa,
nostalgias dormidas, calles desiertas,
estalla la aurora sobre las macetas,
muertas las flores plantaste las manos,
que crecieran tus dedos en ramas y, de un salto,
sobre el balcón, de puntillas,
hacerles cosquillas a las estrellas.

Caíste en sombras, rezongaban los muertos,
perdida en aceras lamiste el cemento,
sangre en la ciudad, de violeta tintada,
los versos bastardo lloran desgracias.
La niña ha muerto,
-viva el poeta-
su fantasma pena y calla,
muda el rostro en húmedos recerdos,
el aliento enmudecido,
un canto resuena, un grito oscuro
que desgarra,
sin voz ni musas vaga danzante,
la llama se apaga, las alas ceniza,
ya no es sino
un
diminuto
soplo
que el viento ..................................................... se lleva.

1 comentario:

Duenda. dijo...

qué daño hace la historia de la lengua.

suerte!
d.