domingo, 29 de septiembre de 2013

Pequeñas rebeliones

Querer dormir
y que las palabras no te dejen
y que los ruidos en tu casa que es silencio
                            no te dejen
y que su aire que te aplasta
                            no te deje
y que tanto espacio, tanto silencio, tanto verso
                            no te dejen.
Darte la vuelta y decidir que aunque te duermas a las cuatro
dejas estas palabras hasta que salga el sol de nuevo.

1 comentario:

Oski dijo...

Cuando las palabras quieren salir yo siempre tengo la máxima de que mejor fuera que dentro, aunque sea de madrugada y escriba con los ojos medio cerrados.

Saludos.